Políticas Públicas de Verdad y Memoria en 7 países de América Latina - page 24

23
pública que pudieran, en el largo plazo, favorecer una amplia variedad de estrategias de
construcción de democracia”
29
.
Finalmente, un punto alto en el debate sobre las políticas de memoria puede apreciarse
en las interrogantes acerca del rol que le compete al Estado y a las organizaciones de la
sociedad civil en los procesos de memoria. Hay quienes sostienen que el Estado debe
tener un rol acotado en la construcción de las memorias, y que las políticas públicas
debieran garantizar únicamente dos aspectos: acceso a la información y participación. El
primer aspecto consistente en el derecho a acceder a la información en poder del Estado
relativa a las violaciones a los derechos humanos y al pasado autoritario se lograría, por
ejemplo, mediante la desclasificación de información y la creación de archivos. El segundo
aspecto consistiría en el derecho a participar en la elaboración de la memoria pública. Es
decir, el Estado debería abocarse a facilitar mecanismos que permitan la participación de
la ciudadanía en la construcción de esa memoria, pero abstenerse de definir su
contenido. En este sentido, y según esta forma de verlo, no debiera ser preocupación de
los Estados democráticos la definición de las narrativas que compongan la esfera pública
de la memoria
30
.
Por otra parte, hay quienes afirman que las políticas públicas relacionadas a la memoria
no pueden permitir la pluralidad total, en el sentido que habría ciertos consensos o
principios que no se pueden poner en discusión, como es el caso de los principios
democráticos y los derechos humanos. Desde esta perspectiva, el Estado debe
preocuparse de la defensa y promoción de los derechos humanos en el ámbito de la
memoria pública, lo que supone un cuestionamiento sobre la legitimidad de las narrativas
que desafían los esfuerzos por el
nunca más
31
. Esto es especialmente complejo, si se tiene
en cuenta que las demandas que se hagan al Estado en relación a lo que debe ser
recordado desde el ámbito público provendrán desde distintos espacios de la sociedad,
como asociaciones de familiares de víctimas, organizaciones de derechos humanos,
29
FLACSO.
Memorialización y Democracia: Políticas de Estado y Acción Civil.
Santiago,
2007, Págs. 9. Disponible en:
30
Tzvetan TODOROV y Ricard VYNYES son autores que han defendido esta línea en el
debate, en
Los abusos de la memoria.
Barcelona: Paidós, 2000, el primero, y en el Seminario
Internacional “Experiencias Nacionales e Internacionales sobre Museos de Memoria” realizado en
Santiago de Chile, el 5 y 6 de noviembre de 2009, por el Ministerio de Bienes Nacionales y FLACSO-
Chile, el segundo.
31
Esta línea fue abordada en el informe de la Conferencia Internacional
Memorialización y
Democracia: Políticas de Estado y Acción Civil
, realizada en Santiago de Chile entre el 20 y 22 de
junio de 2007, por FLACSO-Chile, ICTJ y Coalición Internacional de Sitios de Conciencia. Versión
digital disponible en:
1...,14,15,16,17,18,19,20,21,22,23 25,26,27,28,29,30,31,32,33,34,...437
Powered by FlippingBook