Políticas Públicas de Verdad y Memoria en 7 países de América Latina - page 22

21
reinterpretación manipulada del sentido, la destrucción de huellas y también diversos
mecanismos que mantengan aspectos al margen de la evocación pública. Esta
selectividad, sin embargo, no se mantiene necesariamente estable en el tiempo. Lo que
hoy es silenciado u olvidado, mañana bien puede ser relevado en la memoria, y de igual
forma, lo seleccionado hoy puede caer en el olvido mañana
24
. Dicho lo anterior, de
acuerdo a lo que en las políticas de memoria se rescate, preserve, silencie u olvide, y el
uso que se haga de la narrativa que se forme, se puede hablar de distintos tipos de
registros que se mueven entre lo democrático y lo autoritario.
Las políticas de memoria pueden perseguir distintos objetivos y buscar generar
resultados diferentes. Puede tratarse de la instauración de una fecha conmemorativa, la
construcción de memoriales, la creación de instituciones -archivos, comisiones, etc.-, la
elaboración de contenidos educativos, la celebración de seminarios y coloquios, el
desarrollo de proyectos de investigación, entre otros. También puede generar la
supresión de iniciativas existentes, como por ejemplo, la remoción de reconocimientos
públicos a las autoridades de la dictadura
25
, e incluso puede tratarse de cambios de
sentidos, como por ejemplo, la recuperación de centros clandestinos de detención para
su transformación en museos o memoriales.
Ahora bien, gran parte del debate en torno a las políticas de memoria se ha planteado
en relación a la necesidad de asegurar una “cultura de derechos humanos” y del orden
democrático. En relación a esas experiencias traumáticas, algunas políticas han intentado
abordar el daño y sufrimiento provocado a las víctimas y sus familiares por las acciones
represivas del Estado o del terrorismo. Ellas han buscado la reivindicación de la identidad
y dignidad de las víctimas (la mayoría de las veces deshumanizadas o criminalizadas por
los discursos de las dictaduras), por medio de mecanismos de reparación simbólica. Entre
ellos se pueden contar las formas de conmemoración, el reconocimiento de los hechos y
la asunción de la responsabilidad sobre los mismos por parte del Estado, las disculpas
oficiales, y la difusión de las medidas anteriores
26
, además de marcas materiales de
24
Sobre las diversas formas de silencio y de negación del pasado, ver COHEN, Stanley,
Estados de negación. Ensayo sobre atrocidades y sufrimiento
, UBA - British Council, Argentina:
2005.
25
Un ejemplo de ello fue la decisión del Ministerio de Defensa de la República Argentina
que ordenó la supresión de reconocimientos en el ámbito de las Fuerzas Armadas a las personas
que hubieran atentado contra el orden democrático y constitucional. Ver Argentina – Ficha Nº 36
“Supresión de reconocimientos públicos en las dependencias de las Fuerzas Armadas”.
26
Para una revisión de estas medidas y algunas normas internacionales que las regulan,
ver ICTJ.
Concepto, fundamentos y opciones para emprender tareas de reparación colectiva y
1...,12,13,14,15,16,17,18,19,20,21 23,24,25,26,27,28,29,30,31,32,...437
Powered by FlippingBook